Cuarto Día – San Juan Eudes servidor de la iglesia

SAN JUAN EUDES Y EL CORAZÓN DE MARÍA  

INTRODUCCIÓN

San Juan Eudes vivó siempre un profundo amor a la Iglesia: la miraba como la Hija muy amada del Padre eterno, quien le había dado a su Hijo único por esposo y a su divino Espíritu por guía… La honraba como a la madre que lo había engendrado por el Bautismo y lo llevaba siempre en su seno, nutriéndolo con el Pan Celestial de la divina Palabra y con la Carne y Sangre del Salvador. Por eso ha dejado a las comunidades por él fundadas la consigna de “Servir a Cristo y a su Iglesia con entusiasmo e intrepidez”.

SALUDO PRESIDENCIAL

Hermanos, la misericordia y la paz de Dios Padre y de Jesucristo, Cabeza de la Iglesia, estén con ustedes.
R/ Y con tu espíritu.

ORACIÓN

Oh Dios, que elegiste a san Juan Eudes para anunciar las inescrutables riquezas del amor de Cristo; concédenos que, movidos por su palabra y por su ejemplo, crezcamos en la fe y llevemos una vida conforme al Evangelio. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

LECTURA BÍBLICA

Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, y la presentó resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada. (Ef 5, 25b-27)

LECTURA EUDISTA

EL AMOR Y EL SERVICIO A LA IGLESIA

“Esos hombres no se pertenecían: sólo existían para la Iglesia”.

Adora a la Santa Trinidad por todo lo que ella es en la Iglesia. Adora el amor incomprensible y los altos y eternos designios que tiene sobre ella. Adórala y bendícela por todo lo que en ella realiza sin cesar. Entrégate al amor y al celo que por la Iglesia tienen el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Para despertar en ti el amor y el servicio a la Iglesia piensa que ella es la hija predilecta del Padre eterno, que la ama hasta el punto de entregarle a su Hijo único por esposo y a su Espíritu Santo como su espíritu y su corazón.

La Iglesia es la hermana, la madre, la esposa de Jesús, su cuerpo y su plenitud, como dice san Pablo, es decir, su coronamiento y perfección. Ella es su herencia, su reino, su casa, su tesoro, su corona, su gloria y sus delicias.

La Iglesia es tu madre, que te ha engendrado para Dios por el santo bautismo y que te lleva siempre en su regazo. Es tu nodriza que te alimenta con el pan celestial de la divina Palabra y con la carne deificada y la sangre preciosa de su Esposo. Ella es tu reina, tu gobernante y tu guía segura por el camino hacia el paraíso. Es tu maestra que te enseña las verdades celestiales, lo que necesitas saber y hacer para agradar a Dios.

La Iglesia merece todo tu amor, tu respeto y tu celo ardiente por su honor, su servicio y todos sus intereses. Por eso le debes sumisión a sus enseñanzas, obediencia a sus mandatos, veneración por sus sacramentos, ritos y costumbres y por todo lo suyo.

Debes sentir como propias sus aflicciones, agradecer a Dios los favores que le concede. Debes pedir al Señor que la conserve, la dilate y santifique cada día más y sobre todo que le envíe pastores y sacerdotes según su Corazón.

Recuerda el amor encendido que los Apóstoles y santos sacerdotes han tenido a la Iglesia. Considera su celo devorador, los cuidados vigilantes y el grandísimo interés que tuvieron por la santificación y dilatación de la Iglesia, por la observancia de sus leyes, por la fiel y santa administración de sus sacramentos; por la dispensación sincera y cuidadosa de la divina palabra, por el digno comportamiento en todas sus funciones y sobre todo para procurar en todas las formas la salvación de sus hijos.

Considera lo que han hecho los santos para alcanzar estos fines: cómo vivieron, sufrieron y se comportaron esos hombres que no se pertenecían y sólo existían para la Iglesia a la cual dedicaban sus desvelos, sus afectos, sus pensamientos y palabras, sus acciones, bienes y fuerzas, su tiempo, su espíritu, su cuerpo, su alma, su vida y todo lo que poseían, sabían y podían. Cada uno de ellos podía apropiarse la palabra de san Pablo: por mi parte, gustoso me consumiré todo entero por el bien de sus almas (2Co 12, 15).

Ruega a los Apóstoles y a los santos sacerdotes que te hagan participar de su celo y de su amor a la Iglesia y esmérate por seguirlos por este camino.

(San Juan Eudes, Memorial de la vida eclesiástica, 5, 28; O.C.III, 218-222.)

ORACIÓN EUDISTA

Te adoramos, oh Cristo, Cabeza de tu Iglesia, que es tu Cuerpo como nosotros somos tus miembros. Te damos gracias por este don que supera toda comprensión. Te pedimos perdón por nuestra falta de obediencia y por no haber vivido siempre conforme a tu ejemplo y tu palabra. Nos entregamos a ti para participar de tu vida, compartir tus sentimientos, seguir tu Evangelio y dejarnos mover por tu Espíritu. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Un comentario sobre «Cuarto Día – San Juan Eudes servidor de la iglesia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sientes inquietud vocacional? Escríbenos whatsapp