La formación de Jesús en nosotros: una virtud cristiana

meditacion 7

OBJETIVO

Descubrir porque la formación de Jesús es una virtud cristiana

LECTURA BÍBLICA

«Hijos míos otra vez sufre dolores de parto hasta que Cristo se forme en ustedes»

Gal. 4:19 

 

 

 

 


LECTURA EUDISTA

La infancia admirable de la madre de Dios 

El amor inefable del padre santo para con su hija Maria, que es el primer objeto de su amor después de su amado hijo, le obligó a predestinarla en su terno consejo para que fuera la Madre, la aya y la nodriza de su verbo encarnado, la reina de los àngeles, la soberana del cielo y de la tierra, la emperatriz del universo; y arrojar en su alma, desde el primer momento de su infancia, los fundamentos de una gracia y de una perfección proporcionadas a la altura en cierta manera infinita de estas admirables cualidades.

La caridad sin igual de este padre de misericordia hacia nosotros, le ha hecho concebir desde toda la eternidad el designio de hacer nacer en la tierra a está virgen incomparable, para darnos por ella un redentor, y para asociarla a Èl en la obra de nuestra redención, y consiguientemente el designio de comenzar a revestirla, desde los primeros años de su vida, de las cualidades que exige tan excelente predestinación. He aquí el origen de esta predestinación que es la primera merced que la realza infinitamente por encima de las predestinaciones de todos los elegidos.

He aquí otra muy señalada merced o ventaja de la predestinación de Maria y es la perfecta semejanza que tiene con la predestinación de Jesús, dile que es acabada imagen.

Porque como Jesús es escogido por Dios desde toda la eternidad para hacer el comienzo de sus caminos y sus designios, es decir, la primera en excelencia y la más maravillosa obra de sus manos: así el espíritu Santo hablando por boca de la iglesia pronuncia estas mismas palabras: Principio de los caminos del Señor, en alabanza de esta incomparable Hija que se llama María porque después del Hombre-Dios es la más admirable obra maestra que haya salido del Consejo interno de su divina Majestad: Obra del eterno consejo, dice San Agustín.

Cómo únicamente Jesús ha sido elegido entre millares, es decir, entre todos los hijos de Adán para ser unido hipostáticamente a la persona del verbo eterno, así Marìa es la única elegida entre millares, es decir, entre todas las hijas de Eva, para ser asociada de una manera, la más íntima y levantada que puede darse, con el verbo encarnado.

Tu elección, divina virgen, dice San Bernardo, y tu predestinación son semejantes a las del sol, es decir, a las del sol eterno que creó el sol temporal. Porque Èl es elegido entre millares de hombres; tú, entre millares de mujeres. Jesús es la maravilla de las obras de su padre, y María es la obra maestra de los milagros de Jesús.

ACTUEMOS

Mediante la metáfora del embarazo figura que se encuentra en el evangelio de San Juan, en el diálogo entre Jesús y Nicodemo, Pablo nos propone el sendero de la vida nueva. Este segundo nacimiento tiene sus meses de embarazo. «Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en ustedes. Hemos nacido otra vez por la palabra de verdad (Sg 1,18). Todo aquel que ama a Dios puede nacer de nuevo (1Jn 4,7). Y todo aquel que cree en Cristo pueden hacer de nuevo (1Jn 5,1). En estos tiempos de inquietud y replanteamiento por lo que atraviesa la humanidad, en nuestra vida diaria debemos honrar esta meta del apóstol de dejar que Jesús viva en nosotros. El nos moldea cada día. Por lo tanto se glorifica a Dios cuando confiamos en Èl como niños pequeños para que se haga su voluntad (Mt 6:10)

,

meditacion 3

San Juan Eudes nos recuerda también que el Espíritu Santo formò a Jesús en el corazón de María antes de formarlo en sus entrañas. Como continuadores de la vida de Cristo, los cristianos asumimos también el objetivo de formar a Jesús en el corazón de todas las personas. ¡Qué gran llamado y atención en estos tiempos! Ojalá cada día podamos tener entrañas de misericordia ante todo miseria humana; que Jesús formado puede inspirarnos igualmente el gesto y la palabra oportuna ante aquellos hermanos que están solos y desamparados; que nos mostremos disponibles ante quienes se sienten explotados y deprimidos (cf. Plegaria Eucarística V/b). Por eso,no solamente Pablo sufre dolores de parto, sino que también mantiene la esperanza de la formación de Jesús.

Que María interceda ante la Trinidad y sus virtudes nos permitan formar y hacer vivir y reinar a Cristo en nosotros.



meditacion 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sientes inquietud vocacional? Escríbenos whatsapp