Provincia de Venezuela

Casi 100 años de presencia eudista en tierras venezolanas y 50 como provincia que Dios nos bendiga y nos ayude a seguir haciendo vivir y reinar a Jesús y a María en nuestros corazones y el de nuestros hermanos.

Formar y evangelizar son las dos líneas claves de la Congregación de Jesús y María bajo el prisma de la misericordia de Dios. Ese es el legado esencial de San Juan Eudes desde que fundó la cjm. Y Venezuela ha sido una tierra de gracia para inculturar la espiritualidad Eudista en los seminarios venezolanos y en los lugares apartados de misión. Entre luchas y esperanzas, entre pobreza y acción se ha salido adelante a pesar de la situación. Inicialmente contamos con la ayuda pastoral de los hermanos de las provincias de Francia, Canadá y Colombia para hacer posible está gracia de Dios. Asimismo, el padre provincial Martín Solano, cjm expresó: «Un fraternal abrazo en el Amantísimo Corazón de Jesús y María, a todos por estos 50 años de nuestra Privincia, que con ánimo decidido y renovados en el Espíritu, a la manera de San Juan Eudes y con la valentía e intrepidez de Pedro y Pablo, sigamos inundando con alegría cada rincón de la tierra con el dulce nombre de Jesús. Que Jesús y María vivan y reinen en sus corazones»

Provincia de Venezuela vive el culto de San Juan Eudes en un solo corazón En el criterio de Dios, el primero es el último, el servidor, el humilde y el santo. En el caso de los Eudistas, esto no escapa de la realidad, pues todas nuestras comunidades viven el ardor y el celo apostólico de mantener encendido el legado de San Juan Eudes, «completar y continuar la vida de Jesús para hacerlo vivir y reinar en nuestros corazones».

Asimismo, la Iglesia ha reconocido a Juan Eudes como «padre, doctor y apóstol del culto litúrgico de los corazones de Jesús y María». Esta práctica fundada en el Espíritu de Dios aún sigue vigente en los seminarios de Barinas y Mérida, en la casa de Formación La Misión, en el Cefor y en la parroquias de San Juan Eudes de El Marques de Caracas, en Temblador, Monagas, en San Juan de Lagunilla de Mérida, donde está el propedéutico Eudista y en Nuestra Señora del Carmen en Higuerote, pues donde hay Eudistas presente siempre llevamos impresa la espiritualidad cordial y misericordiosa de Jesús y María en la sencillez y cercanía hacia el pueblo de Dios. En este tiempo de pandemia, los Eudistas venezolanos continuamos propagando el culto de San Juan Eudes con fidelidad creativa y audacia, a pesar de las precariedades y necesidades humanitarias que vivimos en el país; confiamos que la oración es el primer fundamento para continuar encendiendo la hoguera de amor de Jesús y María que siguen acompañando a esta pequeña provincia, donde la misión y misericordia de Dios no están de cuarentena, sino que la vivimos juntos y en un solo corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sientes inquietud vocacional? Escríbenos whatsapp