Quinto Día – San Juan Eudes: Modelo de sacerdotes

SAN JUAN EUDES, MODELO DE SACERDOTES

INTRODUCCIÓN

La lectura que hoy escucharemos, tomada de las obras de san Juan Eudes,es suficiente para darnos idea de la alta estima que él tenía del ministerio sacerdotal. Pero san Juan Eudes no se contentó con escribir bellamente sobre el sacerdocio ni con exhortar a los ministros de la Iglesia a vivir conforme a la dignidad de su excelsa vocación, fue ante todo un preclaro modelo de virtudes cristianas y sacerdotales. Hoy, al recordar este ejemplo de vida, nos reunimos para orar por los ministros de la Iglesia, especialmente por los Obispos, Presbíteros y Diáconos quienes por el Sacramento del Orden han sido constituidos dispensadores de los misterios de Dios, para que configurados plenamente con Cristo, sean a su vez, modelos de fe y amor para los fieles confiados a su solicitud pastoral.

SALUDO PRESIDENCIAL

Hermanos, la gracia y la paz de parte de Jesucristo, el Testigo fiel, que ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Padre Dios esté siempre con ustedes.

R/ Y con tu espíritu: a Él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN

Oh Dios, que elegiste a san Juan Eudes para anunciar las inescrutables riquezas del amor de Cristo; concédenos que, movidos por su palabra y por su ejemplo, crezcamos en la fe y llevemos una vida conforme al Evangelio. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

LECTURA BÍBLICA

Desde Mileto envió a llamar a los presbíteros de la Iglesia de Éfeso. Cuando llegaron donde él, les dijo: «Ustedes saben cómo me comporté siempre con ustedes, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad y lágrimas y con las pruebas que me vinieron por las asechanzas de los judíos; cómo no me acobardé cuando en algo podía serles útil; les predicaba y enseñaba en público y por las casas, dando testimonio tanto a judíos como a griegos para que se convirtieran a Dios y creyeran en nuestro Señor Jesús.

Miren que ahora yo, encadenado en el espíritu, me dirijo a Jerusalén, sin saber lo que allí me sucederá; solamente sé que en cada ciudad el Espíritu Santo me testifica que me aguardan prisiones y tribulaciones. Pero yo no considero mi vida digna de estima, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios.

Y ahora yo sé que ya no volverán a ver mi rostro ninguno de ustedes, entre quienes pasé predicando el Reino. Por esto les testifico en el día de hoy que yo estoy limpio de la sangre de todos, pues no me acobardé de anunciarles todo el designio de Dios.

Tengan cuidado de ustedes y de toda la grey, en medio de la cual les ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que Él se adquirió con la sangre de su propio hijo. Yo sé que, después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos crueles que no perdonarán al rebaño; y también que de entre ustedes mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas, para arrastrar a los discípulos detrás de sí. Por tanto, vigilen y acuérdense que durante tres años no he cesado de amonestarlos día y noche con lágrimas a cada uno de ustedes. Ahora los encomiendo a Dios y a la Palabra de su gracia, que tiene poder para construir el edificio y darles la herencia con todos los santificados. (Hch 20, 17-32)

LECTURA EUDISTA

EL SACERDOTE, ASOCIADO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

“Los contemplo como los asociados del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

Ustedes, sacerdotes, son la parte más noble del cuerpo místico del Hijo de Dios. Son los ojos, la boca, la lengua y el corazón de su Iglesia, más aún, del mismo Jesús.

Son sus ojos: mediante ustedes el Buen Pastor vela continuamente sobre su rebaño; por ustedes lo ilumina y lo conduce, por ustedes llora sobre las ovejas que se hallan entre las garras del lobo infernal.

Son su boca y su lengua: por ustedes Cristo habla a los hombres y continúa anunciando la misma palabra, el mismo Evangelio que él proclamó en la tierra.

Son su corazón: mediante ustedes comunica la vida verdadera, de la gracia en la tierra y de la gloria en el cielo, a todos los miembros de su cuerpo místico.

Los contemplo y venero como asociados con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de manera célebre y admirable.

El Padre eterno los asocia con Él en su más alta ocupación, que es la generación inefable de su Hijo, a quien hace nacer desde toda eternidad en su seno paterno, y en su más excelente cualidad que es su divina paternidad. Porque los hace, en cierta manera, padres de su Hijo al darles el poder de formarlo y hacerlo nacer en las almas cristianas y al hacerlos padres de sus miembros que son los fieles. Así ustedes llevan la imagen de su divina paternidad.

El Hijo de Dios los asocia con él en sus más nobles perfecciones y ocupaciones. Porque los hace partícipes de su cualidad de mediador entre Dios y los hombres; de su dignidad de juez soberano del universo; de su nombre y oficio de salvador del mundo y de muchos otros títulos suyos. Y les da el poder de ofrecer con él, a su Padre, el mismo sacrificio que ofreció en la cruz y que ofrece cada día sobre nuestros altares, que es su acción más santa y excelsa. El Espíritu Santo los asocia con él en su acción más grande y admirable. Porque él ha venido al mundo para disipar las tinieblas de la ignorancia y del pecado que cubrían la tierra, para iluminar los espíritus con la luz celestial, para encender los corazones en el fuego sagrado del amor divino, para reconciliar a los pecadores con Dios, para borrar el pecado, comunicar la gracia, santificar las almas, fundar la Iglesia, aplicarle los frutos de la pasión y muerte de su Redentor y, en fin, para destruir en nosotros nuestra antigua condición pecadora y dar forma y nacimiento a Jesucristo. Pues bien, todo esto es su ocupación ordinaria como sacerdotes, porque han sido enviados por Dios para formar a su Hijo Jesús en los corazones humanos. Tienen, pues, una alianza maravillosa con las tres divinas personas: son los asociados de la santa Trinidad; son los cooperadores del Dios todopoderoso en sus obras más excelentes.

(San Juan Eudes, Memorial de la vida eclesiástica, 1: O.C.III, 14-16.)

ORACIÓN EUDISTA

Los sacerdotes presentes hacen la renovación de las promesas sacerdotales según la fórmula siguiente compuesta por san Juan Eudes. Las otras personas recordarán su sacerdocio bautismal por el cual todos hemos sido configurados a Jesucristo sacerdote, profeta y rey.

Trinidad adorable, Padre Hijo y Espíritu Santo. Te adoro por lo que eres en ti misma, por las obras de la creación, por la Iglesia y por el divino sacerdocio que has establecido para tu gloria y para nuestra salvación. Tú eres el principio y la fuente del poder y la santidad del sacerdocio; Tú eres el fin de todas sus funciones; Tú eres la consagración y la santificación de los sacerdotes de la Iglesia.

Por comunicación de tu admirable paternidad, Padre Santo, han sido constituidos padres de los hijos de la luz; por participación de tu sacerdocio, Señor Jesucristo, son sacrificadores para gloria del Altísimo; por efusión especial de tu santidad infinita, Espíritu Santo, son los santificadores de los hombres. En ellos y por ellos, te haces visible en la tierra ejecutando obras que sólo pertenecen a tu poder y tu bondad.

Te doy gracias, Dios mío, porque me has escogido, por tu sola misericordia, para ejercer el sacerdocio y destinarme así al ministerio de la salvación.

Te pido perdón y me arrepiento de corazón de las faltas y negligencias cometidas en el ejercicio del sacerdocio. Te ofrezco en satisfacción, la pasión, muerte y resurrección de tu Hijo Jesucristo, Sumo Sacerdote, y el honor que te rinden el mismo Jesús, María Santísima y todos los sacerdotes que han servido y sirven en tu Iglesia. Prometo, con tu gracia, llevar en adelante una vida conforme a la santidad de mi vocación y por ello renuevo ahora la profesión que hice cuando fui ordenado sacerdote.

Prometo renunciar enteramente y por siempre al pecado, al mundo y a mí mismo; unido al amor por el que quisiste escogerme para consagrarme por la unión sacerdotal, te escojo de nuevo hoy, como mi herencia, mi tesoro y mi todo: “El Señor es la porción de mi herencia, mi suerte está en tu mano”.

ComoTú eres para mí, sea yo para Ti; que mi corazón descanse en Ti como en su tesoro; que mi vida sea empleada y consagrada a tu gloria; y que mi alegría sea desempeñar santamente, por amor tuyo, las funciones sacerdotales y seguir siempre tu adorable Voluntad.

Virgen Santa, Madre del Sumo Sacerdote, Santos Apóstoles y sacerdotes, les suplico que me asocien a la perpetua acción de gracias que hacen ante Dios y me ofrezcan al Sumo Sacerdote Jesucristo; que le pidan perdón por mis ingratitudes y le supliquen me haga partícipe del espíritu y de las disposiciones con los cuales ejerció Él mismo las funciones del Sacerdocio; que me comunique humildad, paciencia, bondad y caridad apostólica para llevar a cabo el ministerio de santificación que me ha confiado.

R/ Amén, amén, por tu gracia y para gloria de tu nombre.

ORACIÓN CONCLUSIVA 

Oh Dios, gloria de tus sacerdotes, que nos diste a tu Hijo como Sumo Sacerdote y Pastor vigilante de nuestras almas, y le has asociado para ofrecerte una hostia pura los sacerdotes y ministros de tu Iglesia: te pedimos, por la intercesión de la Virgen María, y de tus santos sacerdotes y ministros, que reavives en tu Iglesia la gracia de tu Espíritu, para que amemos lo que ellos amaron y vivamos como ellos nos enseñaron con su palabra y su ejemplo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R/ Amén.

Un comentario sobre «Quinto Día – San Juan Eudes: Modelo de sacerdotes»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sientes inquietud vocacional? Escríbenos whatsapp