Algunas Frases de la Hermana Juana Jugan
agosto 30, 2019

La autenticidad abarca muchas de las preguntas que el ser humano se plantea a sí mismo al paso de sus días. En medio de un contexto sociocultural fundamentado en las alegorías de la estética y la publicidad, los grupos sociales han pretendido descubrir sus propios criterios de «identidad» que les permitan diferenciarse como individuos y como cultura. Surgen prácticas, técnicas y valores que perfilan a la comunidad y la hacen auténtica en la medida que se consolidan en la historia y se presentan ante el mundo. La propuesta espiritual de san Juan Eudes implica la pregunta por la autenticidad y un proceso continuo que vislumbra su respuesta. La misma escuela Francesa de espiritualidad se convierte para el padre Eudes en ese «grupo social» que le ayuda a buscar el punto central de su espiritualidad, y por tanto, encontrar su identidad en medio de la Iglesia y la Francia del siglo XVII. Sus años de permanencia en el oratorio de Bérulle y en el ejercicio misionero, así como las congregaciones fundadas en 1641 y 1643 le permiten al padre Eudes proyectar su vida con el único propósito de formar a Jesús y formarlo en el corazón de los hombres, no solo con una elocuente enseñanza, sino siendo Palabra y Evangelio para los demás, de modo que, aquellos necesitados descubrieran en él, que el amor de Dios no es un hecho del pasado, sino siempre novedoso y actuante. Esta idea de «Querer ser Jesús para los demás» y ocuparse arduamente por la dignidad de los oprimidos, llevan al padre Eudes a ser el pionero de una espiritualidad fermentada en el Amor Encarnado y a convertirse en un legado en la historia de la Iglesia. Un legado que quedó impregnado en el corazón de santa Juana Jugan, quien a la luz de esta espiritualidad del amor, comprendió que «ser Jesús para los demás» es asumir como propias las miserias de los miserables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *