SÉPTIMO DÍA: San Juan Eudes padre, doctor y apóstol del culto litúrgico a los sagrados corazones de Jesús y María

SÉPTIMO DÍA NOVENA A SAN JUAN EUDES

INVOCACIÓN INICIAL:
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

👏 BENEFICIO DE DIOS EN LA VIDA DE SAN JUAN EUDES:
“En 1674, nuestro muy querido hermano Jacobo de la Haye, llamado de Bonnefond, nos trajo de Roma varias bulas de nuestro santo Padre, el Papa Clemente X. Una por la que nos dio la facultad de hacer misiones en toda Francia, con indulgencia plenaria. Otra en la que se confirman los Estatutos de nuestra Congregación. Otras seis para nuestras casas en Caen, Ruan, Coutances, Lisieux, Evreuxy Rennes por las que nos autoriza a establecer cofradías del santísimo Corazón de Jesús y de María, en nuestras iglesias y capillas, con numerosas indulgencias. En dichas bulas estas iglesias y capillas son llamadas por nuestro Santo Padre, como quien dice por los labios adorables de Nuestro Señor, las iglesias y capillas del divino Corazón de Jesús y María; esto me llenó de consuelo extraordinario en medio de tantas tribulaciones.” (Memorial de los Beneficios de Dios, 100)

📔 LECTURA EUDISTA: JESÚS NOS HA DADO CORAZONES “Jesús no se contenta con darnos su Corazón. Nos da también el Corazón de su eterno Padre, el de su santa Madre, los corazones de los ángeles y de todos los santos, y hasta los corazones de todos los hombres del mundo a quienes dice: este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros (Jn15, 12); más aún, debemos amarnos como él mismo nos ha amado.
Por nuestra parte ofrezcámosle también, en acción de gracias, el Corazón de su eterno Padre, el de su santa Madre,el de sus ángeles y santos y el de todos los hombres.
Porque tenemos derecho a disponer de ellos como de nuestro propio corazón, ya que su Apóstol nos asegura que el Padre eterno nos ha dado, junto con su Hijo, todas las cosas (Rm 8, 32) y que todo es nuestro (1Co 3, 22). Pero, sobre todo, ofrezcámosle su propio Corazón. Porque si nos lo ha dado nos pertenece y no podríamos ofrecerle nada que le sea más grato: porque ofrecerle su Corazón equivale a ofrecerle el Corazón de su Padre, con el cual, por la unidad esencial que los une, no tiene sino un solo Corazón, y el Corazón de su santa Madre, que también tiene con él un solo Corazón por unidad de voluntad y de amor”. (O.C. VIII, 311-312)

💕 COMPROMISO PARA ENCONTRAR EL AUTÉNTICO AMOR:
Obra de misericordia: vestir al desnudo. Pensemos en Jesús y en la manera como san Juan Eudes, enamorado de él, se comprometió a vivir la misericordia con los pobres de su época. Regalemos ropa en buen estado a una persona que lo requiera.

GOZOS:
🎤 Coro: De Jesús y de María consigue a tus hijos el férvido amor.
🎼
I. Fuiste favor de María para tu sediento hogar; en las aguas bautismales se encendió tu caridad. En piadosa edad temprana experimentaste a Dios; y creció tu amor a María a quien diste el corazón.
II. El sacerdocio de Cristo enamoró tu corazón; feliz tocaste una puerta: Oratorio de Jesús. Un maestro iluminado te habló de la Encarnación, sacerdote para siempre el Señor te consagró.
III ¡La peste!, clamó tu pueblo; con él tu celo te unió. Primeras armas de apóstol que tu memoria guardó. Incendio de fe en tu mundo, tu palabra provocó. Abriste un camino a todos: Vida y Reino publicó
IV La mujer esclavizada tu mirada descubrió. Refugio caritativo tu caridad le ofreció. Por largos años luchaste fijos los ojos en Dios. Su voluntad fue tu guía que buscaste con tesón.
V Encendiste en la Iglesia la hoguera del Corazón, culto del Hijo y la Madre unidos en único amor. En campos y ciudades tu fuerte voz resonó, y en sus reales palacios al mismo rey cuestionó.
VI Para formar sacerdotes, hogares tu celo abrió, de santidad penetrados, tu celo los pretendió. A todos los bautizados, campo abriste en la misión, voces de Cristo en el mundo tu amor los comprometió.
VII Incansable en la faena, el final te sorprendió. A Jesucristo entregaste años colmados de amor. Huella dejaste en el mundo, que hoy seguimos con fervor, alcánzanos en el cielo entusiasmo en la misión.

ORACIÓN FINAL: (En un momento de silencio, presente al Señor la petición por la cual quiere ofrecer este día de la novena)
«Oh Dios, que elegiste a san Juan Eudes para anunciar las inescrutables riquezas del amor de Cristo, concédenos que, movidos por su palabra y por su ejemplo, crezcamos en la fe y llevemos una vida conforme al Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.»

Eudistas #NovenaSanJuanEudes #16deAgosto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *