TRIDUO EUDISTA AL CORAZÓN DE JESÚS ❤🔥

Día 1 – 17 oct 2019
.
«Ofrezcámosle y entreguémosle
nuestro corazón como él nos ha
entregado el suyo: totalmente y
sin reservas, para siempre y en
forma irrevocable»
SAN JUAN EUDES
.
EL MEJOR DE LOS DONES
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén. 👏🏻🙏🏻

Ave cor Sanctissimum ❤
Alégrate, Corazón santo
Alégrate, Corazón manso
Alégrate, Corazón humilde
Alégrate, Corazón puro
Alégrate, Corazón ferviente
Alégrate, Corazón sabio
Alégrate, Corazón paciente
Alégrate, Corazón obediente

Alégrate, Corazón solícito
Alégrate, Corazón fiel
Alégrate, Corazón fuente de toda felicidad
Alégrate, Corazón misericordioso
Alégrate, Corazón, lleno de amor, de Jesús y de María. 💗

Te adoramos,
te alabamos,
te glorificamos,
te damos gracias.
Te amamos con todo nuestro corazón,
con toda nuestra alma,
con todas nuestras fuerzas. 🤲🏻

Te ofrecemos nuestro corazón,
te lo entregamos,
te lo consagramos,
te lo inmolamos.
Acéptalo y poséelo plenamente,
purifícalo, ilumínalo y santifícalo,
para que en él vivas y reines,
ahora y siempre y por los siglos
de los siglos. Amén

📄LECTURA EUDISTA

Jesús nos ha dado su corazón

Adora y contempla a nuestro
Salvador en el exceso de su
bondad y en los generosos dones
de su amor.

Porque nos da el ser y la vida con
todos los bienes que los
acompañan.

Nos da este mundo
inmenso, lleno de una multitud y
diversidad de seres que nos
sirven y aun nos recrean.

Nos da
sus ángeles como protectores y a
sus santos como abogados e
intercesores.

Nos da su santa
madre para que sea nuestra
madre bondadosa.

Nos da los sacramentos y
misterios de su Iglesia, que nos
salvan y santifican.

Nos da a su eterno Padre como
nuestro Padre verdadero; su
Espíritu Santo como nuestra luz,
nuestro guía.

Nos da todos sus
pensamientos, palabras, acciones
y misterios; todos sus sufrimientos
y toda su vida consagrada a
nuestro bien e inmolada por
nosotros hasta la última gota de
su sangre.
Además de todo ello nos da su
propio Corazón que es el principio
y origen de todos estos dones.
Porque su Corazón divino lo hizo
salir del seno adorable de su
Padre y venir a la tierra para
otorgarnos todas estas gracias
que su Corazón, humanamente
divino y divinamente humano, nos
mereció y adquirió con sus
angustias y dolores.
.
¿Cómo vamos a tratar a nuestro Redentor? 💓
Devolvámosle amor por amor y corazón por corazón.
Ofrezcámosle y entreguémosle nuestro corazón como él nos ha entregado el suyo: totalmente y sin reservas, para siempre y en forma irrevocable. Nos lo ha dado con un amor infinito: le daremos el nuestro unidos a este mismo amor.

💓 Jesús no se contenta con darnos su Corazón. Nos da también el Corazón de su eterno Padre, el de su santa madre, los corazones de los ángeles y de todos los santos,
y hasta los corazones de todos los hombres del mundo a quienes dice: -Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros (Jn. 15, 12); más aún, debemos amarnos como él mismo nos ha amado. Por parte nuestra ofrezcámosle también, en acción de gracias, el Corazón de su eterno Padre, el de su santa madre, el de sus ángeles y santos y el de todos los hombres. Porque tenemos derecho a disponer de ellos como de nuestro propio corazón, ya que su Apóstol nos asegura que el Padre eterno nos ha dado, junto con su Hijo, todas las cosas (Rom 8, 32) y que todo es nuestro (1Co 3,22).

💓 Pero, sobre todo, ofrezcámosle su propio Corazón. Porque si nos lo ha dado nos pertenece y no podríamos ofrecerle nada que le sea más grato: porque ofrecerle su Corazón equivale a ofrecerle el Corazón de su Padre, con el cual, por la unidad esencial que los une, no tiene sino un solo corazón, y el corazón de su santa madre, que también tiene con él un solo corazón por unidad de voluntad y de amor.

📄San Juan Eudes (O.C. VIII, 311-312)
.
.
LETANÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Jesús, escucha nuestra oración.
Señor, ¡Escúchanos!
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.
Corazón divino de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón amante de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón manso de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón humilde de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón misericordioso de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón fiel de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Corazón del Padre Eterno, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, origen del Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, plenitud de la divinidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Santuario de la Trinidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, hoguera de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, milagro de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón, norma de paciencia de Jesús, ten piedad de nosotros.
Corazón, espejo de obediencia de Jesús, ten piedad de nosotros.
.
.
PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL Y/O COMUNITARIA

1⃣ Nuestra comunidad y nuestra vida espiritual han de permanecer en un continuo crecimiento. San Juan Eudes nos exhorta a ser conscientes que hemos recibido el Corazón de Jesús para que sea nuestro propio corazón. ¿De qué manera estoy expresando con mi vida que el corazón que late en mí es el mismo Corazón de Cristo?

2⃣ Devolvamosle amor por amor y corazón por corazón” es la
invitación del Padre Eudes. ¿Cómo estoy perfilando mi vida
espiritual, para que la gracia del amor del Señor, me permita un desprendimiento total de lo que es contrario a su proyecto y a entregar mi corazón por el bien de mi prójimo?
.
.
ORACIÓN EN ACTO:
🤲🏻 ¡No permitas que pase este día sin darte la oportunidad de hablar sobre tu experiencia de fe con Jesús!
💓
Corazón de Jesús, Fuente de toda gracia, ten piedad de
nosotros.
Corazón de Jesús, traspasado por una lanza, ten piedad de
nosotros.
Corazón de Jesús, herido de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, templo de santidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, altar de caridad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, celoso por las almas, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, ladrón de corazones, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, queridísima herencia nuestra, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, nuestra dulce esperanza, ten piedad
de nosotros.
Corazón de Jesús, alegría de nuestro corazón, ten piedad
de nosotros.
Corazón de Jesús, gozo de nuestro corazón, ten piedad
de nosotros.
.
.
ORACIÓN FINAL
Oh Dios, Padre de las misericordias, tú nos has entregado con bondad inefable el Corazón amantísimo de tu Hijo; concédenos que, manteniendo nuestros corazones estrechamente unidos con él y con nuestros hermanos, podamos amarte con amor perfecto. Por Cristo Nuestro
Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *